Nuevos avances en Reproducción asistida para pacientes con endometriosis

Nuevos avances en Reproducción Asistida para pacientes con Endometriosis.
Posted on 3 noviembre, 2014 —

 

La endometriosis es una enfermedad que se produce cuando el tejido que recubre el interior del útero, endometrio, se encuentra situado en localizaciones extrañas (que no son el interior de la cavidad uterina).

Debido a esto, durante los ciclos menstruales, se produce el crecimiento de este tejido endometrial localizado anómalamente, provocando la inflamación de los órganos donde está asentado, dolor, y otra serie de alteraciones asociadas, que pueden variar según la localización de la endometriosis

Las sustancias que se producen en estos procesos inflamatorios, también alteran al endometrio que recubre la cavidad uterina, que es donde debe de implantarse el embrión, provocando con ello unas tasas de implantación más bajas que las que tienen los pacientes que se someten a reproducción asistida por otras causas. De esta forma, la receptividad del endometrio tiene un importante papel, muchas veces olvidado en pacientes con endometriosis.

Este proceso lo hemos podido comprobar en una revisión reciente de nuestra casuística de pacientes con endometriosis que han realizado un tratamiento de FIV. Así hemos podido demostrar que la tasa de implantación es bastante más alta en los ciclos que realizamos con embriones vitrificados con respecto a la transferencia de embriones en fresco. Esto se explica porque en los ciclos dónde estimulamos la producción ovárica de folículos conlleva unos niveles estrogénicos más elevados, y con ello a una mayor probabilidad de alteración del endometrio. De manera que cuando el estímulo hormonal es más adecuado, como el que creamos para transferir los embriones vitrificados, el endometrio es más receptivo.

Estos resultados, en principio sorprendentes pero que hemos podido ir contrastando con algún otro investigador, junto con los grandes avances que se han logrado en la vitrificación de embriones (sistemas como SafeSpeed),nos hacen proponer pautas nuevas para nuestras pacientes con endometriosis en los tratamientos de reproducción asistida.

De este modo parece que lo más adecuado para esta enfermedad sería hacer los tratamientos de fecundación in vitro en dos tiempos. Un primer tiempo donde nos dedicaríamos a producir óvulos para obtener después embriones, los cuales pasarán a ser vitrificados, y otro cuando ya han descendido los niveles hormonales, donde solo nos dedicamos a obtener un buen endometrio, con la tasa justa de estrógenos.

De este modo, conseguimos que las posibilidades reproductivas de los pacientes con endometriosis, no sólo no estén por debajo de la media de otras patologías, sino que obtenemos unos resultados mejores a la media, al contrario de lo que había sucedido hasta ahora.
La endometriosis es una enfermedad en donde el tejido que recubre el interior del útero, endometrio, se encuentra situado en localizaciones extrañas (que no son el interior de la cavidad uterina).
Debido a esto durante los ciclos menstruales, se produce el crecimiento de este tejido endometrial localizado anómalamente, provocando la inflamación de los órganos donde está asentado, dolor, y otra serie de alteraciones asociadas, que pueden variar según la localización de la endometriosis
Las sustancias que se producen en estos procesos inflamatorios, también alteran al endometrio que recubre la cavidad uterina, que es donde debe de implantarse el embrión, provocando con ello unas tasas de implantación más bajas que las que tienen los pacientes que se someten a reproducción asistida por otras causas. De esta forma, la receptividad del endometrio tiene un importante papel, muchas veces olvidado en pacientes con endometriosis.

 

Este proceso lo hemos podido comprobar en una revisión reciente de nuestra casuística de pacientes con endometriosis que han realizado un tratamiento de FIV. Así hemos podido demostrar como la tasa de implantación es bastante más alta en los ciclos que realizamos con embriones vitrificados con respecto a la transferencia de embriones en fresco. Esto se explica porque en los ciclos dónde estimulamos la producción ovárica de folículos conlleva unos niveles estrogénicos más elevados, y con ello a una mayor probabilidad de alteración del endometrio. De manera que cuando el estímulo hormonal es más adecuado, como el que creamos para transferir los embriones vitrificados, el endometrio es más receptivo.
Estos resultados, en principio sorprendentes pero que hemos podido ir contrastando con algún otro investigador, junto con los grandes avances que se han logrado en la vitrificación de embriones (sistemas como SafeSpeed), nos hacen proponer pautas nuevas para nuestras pacientes con endometriosis en los tratamientos de reproducción asistida.

 

De este modo parece que lo más adecuado para esta enfermedad sería hacer los tratamientos de fecundación in vitro en dos tiempos. Un primer tiempo donde nos dedicaríamos a producir óvulos para obtener después embriones, los cuales pasarán a ser vitrificados, y otro cuando ya han descendido los niveles hormonales, donde solo nos dedicamos a obtener un buen endometrio, con la tasa justa de estrógenos.
De esta manera conseguimos que las posibilidades reproductivas de los pacientes con endometriosis, no sólo no estén por debajo de la media de otras patologías, sino que obtenemos unos resultados mejores a la media, al contrario de lo que había sucedido hasta ahora.

 

Fuente: Ginemed clínicas. Ir al enlace

Anuncios